Flytiger Cabin Crew

Que funciones realiza un Tripulante de Cabina de Pasajero (TCP)?

El TCP debe fichar en el aeropuerto en torno a 45-60 min antes de la hora de salida del vuelo.

 

Y debe hacerlo en la conocida como sala de firmas: una habitación con varias mesas en cada una de las cuales se sientan los miembros de una tripulación (TCP’s y pilotos) para realizar el briefing, o lo que es lo mismo, un resumen preparatorio acerca de cómo se prevé que transcurra la jornada laboral: duración de los vuelos, de las escalas y de los rodajes; momentos en que se repostará combustible, previsión de pasajeros, climatología esperable, posibilidad de turbulencias, aspectos específicos del avión que se va a operar, palabra clave para entrar en cockpit, código de emergencia de la puerta de cockpit…

 

Este sería un briefing estándar por parte del comandante, pero el/la sobrecargo o jefe de cabina también realiza el suyo, más centrado en las tareas propias de los TCPs: información concreta sobre pasajeros (si habrá bebés a bordo, personas con necesidad de asistencia o mascotas) y repaso de algunos procedimientos estándar y de emergencia.

 

Además, asignará a cada TCP su puesto en la cabina atendiendo a su experiencia.

 

Tras completar el briefing, es hora de subir al avión.

Una vez allí, comandante y sobrecargo revisan el Technical Log Book y el Cabin Log Book, respectivamente. Se trata de unos libros de registro en los que las tripulaciones anteriores han anotado defectos que han podido observar en el avión para ponerlos en conocimiento del personal de mantenimiento y que este los arregle; por ejemplo, un reposabrazos roto, un trozo de moqueta despegado o una luz de emergencia que no se enciente. Comandante y sobrecargo chequean esta documentación y ponen en conocimiento del resto de tripulación lo que aún esté pendiente de arreglar.

 

Entretanto, llegará el coordinador para comunicar el número de pasajeros que han realizado el check-in, número de maletas facturadas y pasajeros especiales (mascotas, bebés, personas con discapacidad…).

 

Cada Tripulante de cabina de pasajerosdespués se dirigirá a su puesto para revisar el correcto estado de los equipos de emergencia que, según su posición, tiene asignados: presión de rampas de evacuación, botellas de oxígeno y extintores; estado y cantidad de chalecos salvavidas y de cinturones; estado de los arneses de los trasportines y de los botiquines; presencia de la radiobaliza; estado de hornos y cafeteras; estado del detector de humos de los lavabos… Es lo que se conoce como Preflight Safety Check.

 

Cualquier discrepancia entre las condiciones idóneas y esperables de los equipos de emergencia y las condiciones reales en que se encuentran debe quedar registrada y, a veces, subsanada por el personal de mantenimiento antes de proceder al embarque.

 

Además de este, también ha de realizarse otro chequeo: el Security Search, consistente en la búsqueda exhaustiva de cualquier objeto sospechoso (un artefacto explosivo, un arma, etc.) bajo los asientos, en los lavabos, en los carros, en los bolsillos… en fin, en cualquier rincón del avión. Es necesario realizar esta comprobación al volar a ciertos países y en caso de que la tripulación entrante no se cruce con la tripulación saliente.

 

Estas son las formas que las tripulaciones tienen de garantizar la máxima seguridad de los vuelos y, por tanto, uno de los cometidos más importantes de los que los auxiliares de vuelo son responsables.

 

Luego vendrá la comprobación de la dotación de catering, la refrigeración de bebidas… Tareas más propias de la hostelería y mucho menos cruciales.

 

Y, por último, un vistazo rápido en el espejo para colocar ese uniforme en orden antes de embarcar y recibir a los pasajeros con una amplia sonrisa y un trato impecable que hacen de un vuelo mucho más amable y placentero.

 

¿Quieres ser tú quien escriba su propia historia de vuelo como tripulante de cabina?

 

Pues no lo dudes más y únete a nosotros en: [email protected] y empieza a volar ¡ya!